Animal Crossing, Wii Fit, Cooking Mama y Duck Hunt son nuestras recomendaciones para que te diviertas con tu mamá en el Día de la Madre

Celebra el Día de las Madres haciendo lo que más te gusta con la persona más especial en este mundo, tu mamá. ¿Qué videojuegos puedes ponerte a jugar con tu mamá en “la Nintendo” o “la Xbox”? Descúbrelo en nuestro especial dedicado a los seres más maravillosos del mundo:

Game and Wario mom

Arturo (@nacionpix)

Animal Crossing (Gamecube – 2001) y Wii Fit (Wii – 2007)

Si bien al día de hoy no he logrado convencer a mi mamá que se ponga a jugar una partida de Wii Sports (aunque logré que bailará en una fiesta familiar una pista en Just Dance) hay dos juegos que estoy seguro serán atractivos para cualquier mamá: Animal Crossing y Wii Fit.

Animal Crossing tiene un encanto exquisito que se vuelve irresistible pues terminas por desarrollar un instinto maternal por los habitantes del pueblo. Te aprendes sus nombres, sus preocupaciones, sus ocupaciones, los ayudas a realizarse en tu pequeña aldea…qué forma más encantadora de introducir a una mamá al mundo del gaming presenta Nintendo en uno de los juegos que pronto llegará a móviles.

Animal Crossing Gamecube

Por otra parte, siempre está el activo Wii Fit como una opción que pondrá a todas las mamás del planeta a brincar enfrente del televisor, hacer entrenamiento físico y hasta relajarse con rutinas de yoga. Wii Fit será un título que les ayudará a mejorar su salud, les permitirá llevar un mejor control de su peso y a descubrir un lado desconocido de los videojuegos para ellas.

Wii Fit Wii

Mariem Domínguez (@superladyspock)

Cooking Mama (Nintendo DS – 2006)

Sin duda alguna un juego para que las mamis puedan disfrutar del mundo gaming es Cooking Mama, esta serie de videojuegos de cocina ha tenido bastante éxito con desarrollos para consolas como Wii, Nintendo DS y la más actual, Nintendo 3DS.

Este videojuego además de enseñarnos a todos que la cocina puede ser muy divertida (aunque no se te dé en la vida real), logrará que le tomes cariño al arte de los utensilios y te enseñará a valorar el trabajo que realizan algunas personas (por ejemplo tu mamá) al realizar tu platillo favorito. La temática del juego es bastante sencilla por lo que es un buen juego para enseñar a tu mamá a jugar videojuegos; la versión de Wii es la forma de jugar más sencilla porque el mismo juego te introduce que movimientos debes realizar con el control. Cooking Mama no cambia mucho su temática en sus versiones de Nintendo DS y Nintendo 3DS pues la pantalla táctil con la que cuenta es bastante eficiente. Y aunque existen versiones de iOS y Android estas no se compraran con las versiones para las consolas de Nintendo.

Este juego sin duda hará que tu mamá (e incluso otros familiares) tomen agrado por los videojuegos; a todos los reta el tratar de ser un excelente cocinero y ganar medallas. Si estás listo para desbloquear las diversas recetas que van separadas por país, prepárate para jugar con tu mamá, Cooking Mama.

Cooking Mama

Jorge Iván (@jorgeivanislas)

Duck Hunt (NES – 1995)

Aún recuerdo cuando de niño a mi madre nunca le gustaron los videojuegos como a mí, eso era una realidad. “Ya deja el Nintendo (aunque jugara cualquier consola)”, “Ya quítame tu jueguito (aunque para mí era más que eso)”, “Ya pónle pausa y ayúdame a la casa, hijo (aunque estuviera en una partida en línea)”…frases inolvidables de esa señora que me dio la vida.

A pesar de todo mi mamá tiene un gusto culposo por los videojuegos que siempre negará, Duck Hunt (NES) era el juego que le fascinaba en los tiempos en los que yo tenía muy poca edad. Agarraba la rudimentaria pistola/control y le disparaba a los patos mientras se enojaba y hacía berrinche por el perro que se burlaba de ella. Fueron años de diversión inolvidables, yo siempre me dedicaba a verla y me carcajeaba con esa risa infantil cuando ella no mataba los suficientes patos. Siempre es bonito desempolvar esa vieja consola y volver a revivir esos momentos.

Sólo me queda decir gracias madre por esos años donde me regañaste tanto aunque me dejabas jugar una hora más de lo que me permitía mi padre y decías que no te habías dado cuenta del tiempo, mi cómplice gamer, se te ama de aquí a la interminable risa de ese tonto perro.

Leave a Comment